Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

    Reseña Histórica

    Breve historia de la Hermandad de Donantes de Sangre de Soria

    En 1.970, año de inauguración del Hospital General “Virgen del Mirón”, la cuestión de las transfusiones de sangre era considerada una cuestión menor.

    Simplemente se hizo un traspaso de los, llamemos usos y costumbres, para seguir con lo que se venía y se siguió haciendo en las clínicas privadas, es decir, la compra de unidades hemoterápicas a entidades mercantiles en este caso generalmente la del Dr. Criado en Logroño.

    Pasados unos 3 años de esta situación, alguien sí entró en esa valoración, fue el Dr. José Luis Escolar, recientemente nombrado Jefe de Departamento de Medicina Interna.

    Lo primero que hizo fue un estudio de las necesidades, seguido de los recursos materiales y humanos necesarios para la creación de un Banco de Sangre con sede en este hospital.

    Y así se gestó el Banco de Sangre, que vio la luz en el curso 1973-74, en sus dos secciones: unidad técnica de ubicación y mantenimiento en este hospital y la creación de la HERMANDAD de DONANTES de SANGRE, que sería la fuente de suministro, de la que su presidenta fue Mª Carmen Pérez de Guinea, y su primer administrativo D. Nicolás Gonzalo.

    La parte técnica corrió a cargo del personal de laboratorio del centro cuyo equipo estaba formado por la médico especialista Rosario Casado Valer y las ATS Loli Macarrón, Mª Eugenia Herrero y Rosa Aragón.

    Es de notar que todo este personal actuaba de forma gratuita con la dedicación extraordinaria que a veces las necesidades urgentes imponían independientemente de la hora y el día. Es decir, en alerta permanente.

    Curiosamente fue tal la ilusión y entrega que nunca hubo quejas ni malos modos por lo intempestivo de la hora, desplazamientos o adversidades climáticas o de otro tipo, teniendo que recurrir en algunas ocasiones a sus propios medios para los desplazamientos.

    El funcionamiento era el siguiente: la determinación de grupos de donantes y receptores iba a cargo del equipo anteriormente mencionado. Normalmente a través de la HERMANDAD se acordaban días y horarios para extracciones a donantes con desplazamiento, Ólvega o Almazán. Previamente a estas extracciones se hacía un estudio de las necesidades previsibles en cirugía programada y en hemoterapia.

    Para las extracciones voluntarias locales no había día ni hora, se hacían en el laboratorio cuando llegaba el donante. Es, así mismo, de agradecer el comportamiento de los donantes por la prontitud con que acudían cuando se les requería para resolver una urgencia.

    Constituido el BANCO DE SANGRE, las clínicas privadas abandonaron su viejo sistema y pasaron a depender del mismo.

    Y esto fue el germen de la HERMANDAD de DONANTES de SANGRE de SORIA, integrada hoy en el Sacyl.

     

    Información recopilada del libro: “Hospital Virgen del Mirón: 1935-2013 – Patología e Historia” del Dr. D. Juan Manuel Ruiz Liso.